COMUNICADO SOBRE TRASLADOS

Buenas tardes compañeros/as,

 

En las últimas semanas sois varios compañeros/as los que nos habéis escrito tras recibir la comunicación por parte de Alten de un traslado forzoso. Aunque está obligada por ley, Alten no nos ha comunicado estos traslados y nos hemos tenido que enterar, una vez más, por quiénes estáis sufriendo esta situación.

 

Esta comunicación, como viene siendo la forma habitual, ha sido vía burofax; Alten no se digna ni a informar en persona o por teléfono a sus trabajadores de un cambio tan radical como el que exige un traslado. Incluso se han dado casos, no sabemos si por “instrucciones de equipo” o por verdadero desconocimiento, en que el propio manager de ese trabajador desconocía el envío de dicho requerimiento. ¿Qué organización del trabajo puede existir si La Dirección o el departamento jurídico pasan por encima de los managers ante decisiones sobre los trabajadores que les competen?
También debemos añadir que Alten parece escoger meticulosamente a los compañeros/as. Elige a personas que, por su situación personal o familiar, van a tener complicado adaptar su vida al traslado que les exige el nuevo puesto de trabajo. Estos compañeros/as son conminados a incorporarse en una fecha concreta a un proyecto en las instalaciones de un cliente sin una entrevista previa ni una mínima toma de contacto con el propio cliente.

 

Con todos estos indicios que exponemos, nosotros no podemos más que sospechar que estos traslados no son más que una excusa inhumana planteada para echar a compañeros/as con 20 días de indemnización, tal como estipula la ley si el trabajador, por el motivo que sea, no puede hacer frente al traslado y decide extinguir la relación contractual. Y sospechamos que, incluso en algunos casos, pueda no existir ese proyecto para el que se les requiere.
¿Por qué recurriría Alten a una artimaña así? Nuestra explicación se fundamenta en otra sospecha, pues seguimos sin disponer de la información económica de 2014 que nos permitiría poder afirmarlo, creemos que los resultados del último trimestre de 2014 no permiten a Alten seguir la sangría de despidos objetivos por causas económicas que ha estado realizando en los últimos tiempos.

 

Por desgracia, para poder realizar cualquier reclamación de anulación del traslado por parte de nuestros compañeros y compañeras es necesario que se incorporen al nuevo puesto de trabajo hasta que un juez dictamine o no la anulación. Debido a ello, quienes no puedan asumir este traslado, por temporal que sea, se ven abocados a optar por la extinción del contrato.

 

Desde aquí queremos mostrar nuestra más sincera repulsa a estos traslados y las motivaciones que sospechamos que persiguen.

 

Si alguno/a de vosotros se encuentra en esta misma situación, no dudéis en escribirnos para que podamos daros todo el asesoramiento y ayuda de que seamos capaces.

 

Saludos,